No nos olvidemos de la lengua

No nos olvidemos de la lengua

Tomar las medidas higiénicas pertinentes con esta parte de nuestra boca es igual de importante que mantener una correcta limpieza de dientes y encías. La lengua es un órgano sin el que no nos sería posible masticar, tragar o hablar.

 Mantener una buena higiene de esta parte de nuestro cuerpo puede evitar problemas de salud bucal. Debemos adquirir rutinas de limpieza de la lengua al menos 2-3 veces al día, al igual que hacemos con nuestros dientes. Los expertos recomiendan utilizar un raspador lingual o un cepillo de dientes común, pero que no sea el mismo que utilizamos para lavarnos los dientes. Se acompañarán de pasta de dientes y colutorios.

La superficie de la lengua cuenta con multitud de relieves, lo que hace que se formen pequeños recovecos donde es fácil que se acumulen restos de alimentos y bacterias. Si nos los retiramos de forma rutinaria pueden generar caries o enfermedades periodontales. Además, la falta de higiene en este órgano de nuestro cuerpo es responsable en muchas ocasiones del mal aliento.

Si detectamos que su color tiende hacia un tono más amarillo o marrón, puede deberse a la falta de una higiene adecuada. Pero esto también puede ser síntoma de alguna patología, por lo que lo recomendable será acudir a nuestro dentista de confianza para que nos realice un diagnóstico preciso. También el profesional de la odontología nos dará las pautas sobre cómo asegurar la correcta limpieza de nuestra lengua.

 

 

 

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: