Alimentos nocivos para tu boca

Alimentos nocivos para tu boca

Somos conscientes de la importancia de nuestra salud bucodental. Pero en nuestro día a día consumimos, muchas veces sin saberlo, alimentos y bebidas que pueden erosionar el esmalte de nuestros dientes y acabar deteriorando nuestra boca. Descubre en el blog cuáles son.

Tomemos lo que tomemos, los expertos siempre recomiendan lavar los dientes después de cada comida, para así evitar los efectos negativos que los alimentos y bebidas que ingerimos pueden tener sobre nuestra boca. Sin embargo, debido al ritmo de vida que llevamos, en la que se hacen muchas comidas fuera o no siempre se tiene un cepillo de dientes a mano, en muchas ocasiones no cumplimos esa regla. Por eso, es importante saber cuáles son los productos que resultan más o menos perjudiciales.

Los alimentos ricos en calcio y fósforo contribuyen a fortalecer dientes y encías. ¿Dónde los encontramos? El calcio sobre todo en los lácteos (leche, queso, yogur) y el fósforo en la carne, el pescado y los huevos.

También contribuyen al bienestar de nuestra boca las frutas y verduras, ya que tienen alto contenido en agua y fibra.

¿Y cuáles se sitúan en el lado contrario de la balanza? En primer lugar el alcohol. Por todos son conocidos sus efectos negativos sobre la salud en general. Pero también son muy nocivos para los dientes en particular. Provoca sequedad, disminuye la segregación de saliva y en consecuencia desprotege a dientes y encías ante posibles bacterias.

Un gesto que puede parecer inofensivo como es masticar hielo puede resultar muy negativo. La razón es que el cambio brusco de temperatura dilata los vasos sanguíneos y los nervios de la boca. Con el tiempo se puede llegar a perder sensibilidad o sufrir daños graves en el diente afectado, que puede llegar incluso a perderse.

Debemos evitar abusar de productos con alto contenido en ácidos y en azúcares (dulces, refrescos…), porque resultan muy dañinos para el esmalte dental y tienden a provocar caries. 

Ojo con los alimentos que contienen mucho almidón, como por ejemplo las patatas fritas, ya que se pueden quedar entre los dientes y esto facilita el ataque de bacterias.